galeria de fotos

Inicio / La Guajira / Reportaje /

La Guajira, mágica y exuberante

Por Andrés Jácome
extroversia@gmail.com

El extremo norte de Colombia está representado en este departamento. De belleza inconmensurable esta región se abre paso por sus paisajes, sus playas, su idiosincrasia y su identidad indígena.

imgenes de reportaje
Atardecer en el Cabo de la Vela. / FOTO ANDRÉS JÁCOME

Un calor sofocante se trenza en una eterna lucha por la brisa que acompaña las calles y la vida de Riohacha, capital de La Guajira. Un viento refrescante recorre las vías de una ciudad pequeña que crece día a día, que cuenta con unas maravillosas riquezas naturales pero que aún tiene problemas con el suministro de los servicios básicos. Aún así se siente Colombia, su gente, su color y su espíritu.

El colorido de las calles sobrepasa el asfalto. Los tonos alegres, vivos y festivos hacen parte de las artesanías locales de los wayuu, la comunidad indígena de La Guajira que toma pertenencia de lo que ha sido su territorio eternamente en armonía con los demás. Ofrecen sus manillas, mochilas, mantas, sombreros y elementos artesanales que puedan ser bordados con sus técnicas presentes en todas sus mujeres y niñas, una especie de legado legendario.

Este es solo el comienzo de un viaje que muestra y enseña otra manera de vida, otros paisajes y otra alternativa para buscar el descanso. Una región que cuenta con el Cabo de la Vela, una especie de desierto, una mina de sal, otra de carbón, un centro de comercio, un pueblo de árabes, flamencos, tortugas, ríos, lagunas, todos los azules del mar Caribe y todos los frutos del mar, pero sobre todas las cosas una cantidad de colombianos orgullosos de una región que ofrece más de lo que tiene.

Hay algo particular que rodea esta región fronteriza con Venezuela y es la presencia de este país en su vida cotidiana, la mayoría de víveres son patriotas y muchos de los vehículos son ‘importados’. “No joda primo, la vaina es que aquí mucha gente se compra carros robados de allá o a veces los venecos venden los carros baratos y luego denuncian que se los robaron, por eso acá hay mucho carro con placa blanca y verde, eso significa que solo puede andar por La Guajira”, cuenta Abraham un experto guía que tiene una Toyota Burbuja, full equipo, modelo 97 que hace 4 años costó 17 millones de pesos.

imgenes de reportaje
Mina de sal en Manuare. / FOTO ANDRÉS JÁCOME

   Reportajes en archivo