Graciela Chinchilnisky está convencida de que los países en vías de desarrollo, como Colombia, cada día tendrán un papel más importante en la denominada economía verde, por lo cual, dice, hay que transformar el mercado global para acudir a otras lógicas de producción y de consumo. "Esa no es una tarea fácil, necesitamos luces de tráfico (reglamentaciones) que nos indiquen cuando estamos llegando al límite".

Nohra León, directora del Instituto de Estudios Ambientales, Idea, explica que el concepto de economía ecológica, que engloba temas como el de los mercados de carbono, es un área de trabajo muy reciente en América Latina, de no más de cinco años.

"Hemos encontrado en la economía ecológica no solo los insumos desde el orden teórico, sino también desde el orden metodológico, que nos permitirá, sin duda alguna, poder asumir muchos de los conflictos ambientales que tiene nuestro país, ya sean los asociados a la minería, o a la contaminación o a los desequilibrios que se dan en esas relaciones sociales con la naturaleza, que se evidencian tanto en las áreas urbanas como en las áreas rurales", indicó la profesora León.

En opinión de la experta, es muy importante formar a diversos profesionales en el campo de la economía ecológica, la cual permite abarcar, desde una mirada multidisciplinar, temas complejos relacionados con el deterioro ambiental. Creemos que ese liderazgo ya lo viene asumiendo la Universidad Nacional, asegura.

Estos conceptos fueron expresados en desarrollo del Segundo Encuentro Nacional de Economía Ecológica, realizado por el IDEA, que congrega a investigadores de varias universidades del país en torno a esta nueva disciplina académica. Expertos como Graciela Chichilnisky, de la Universidad de Columbia, y Joan Martínez Alier, de la Universidad de Barcelona, son parte de los invitados especiales.