Investigadores de la Universidad Nacional de Manizales desarrollan una técnica rápida y no invasiva que busca diagnosticar el melanoma o cáncer de piel a través de una imagen.

De esta manera, el procedimiento denominado imágenes dermatoscópicas, está basado en un software que caracteriza y clasifica imágenes digitales de la piel en normales y anormales, lo que permite que de forma rápida y sencilla se pueda detectar la enfermedad en el paciente.

Así, a través de la imagen que se toma a la persona de cualquier parte del cuerpo, se analiza en el programa y este determina las características que le permiten al especialista observar la simetría de la lesión, el factor reticular, las propiedades del color, textura y el velo azul, con los cuales se hace el diagnóstico.

Según los expertos, con esta herramienta se quiere evitar la subjetividad a la que a veces están sujetos los médicos; para así brindarles una información más cuantitativa, a partir de las características geométricas y de la historia del paciente.

La técnica, es de bajo costo y no genera dolor en el paciente, y es posible interpretar los resultados para descubrir si la persona tiene o no la enfermedad, y continuar con el respectivo seguimiento de ser necesario.