El cuidado del cabello debe ser tan importante como el de la piel, de modo que cautive miradas y no horrorice con el llamado friz. Una manera natural es a través de mezclas a base de hierbas y frutas, también con shampús y tratamientos especiales que lo hagan lucir bien, más brillante y fuerte. También una buena alimentación a base de vitaminas como: la biotina, vitamina E, vitamina K y la vitamina C.

En el calor intenso la humedad tiende hacer malas jugadas con el cabello, que a veces por más cuidado que se tenga puede encresparse, dando una apariencia rebelde, opaca y con una textura similar a la de un nido de aves exóticas.

Para evitar esta molestia capilar se recomienda aplicar el shampú en la mano, nunca directamente al cuero cabelludo y sobre cabellos totalmente mojados con agua tibia, la fría no elimina la grasa y la caliente castiga la cutícula; Para el caso del acondicionador se debe aplicar con el cabello mojado, de medios a puntas, evitando tocar las raíces.

Cuando realiza el secado recuerde no friccionar el cabello con una toalla, ya que en este momento las cutículas están más sensibles y al entrar en contacto con las fibras textiles, se carga de estática. Los expertos recomiendan lavar el cabello cuantas veces sea necesario, pues esto no afecta la salud del pelo.