Sobre la construcción de un ferrocarril alternativo al Canal de Panamá, José Stalin Rojas, director del Observatorio de Logística, Movilidad y Territorio de la UN, dijo que este jalonaría el desarrollo regional. Recientemente, el Presidente Juan Manuel Santos dio a conocer que ha adelantado conversaciones con el Gobierno de China para analizar el proyecto.

De acuerdo con funcionarios chinos y colombianos, esta conexión terrestre sería de 220 kilómetros de longitud e iría desde el Pacífico a una ciudad de nueva construcción cerca de Cartagena, donde los productos que se importen de China se ensamblarían para su reexportación a otros países latinoamericanos.

Stalin dijo que, de esta manera, se revive el proyecto Arquímedes, "que existía desde el Gobierno de Virgilio Barco y consistía en unir dos puertos que se construirían entre Tribugá en el Pacífico colombiano y Tarena en el Atlántico". Estos puertos contarían con las condiciones para recibir buques de gran calado debido a sus aguas profundas.

"Ni siquiera con la ampliación que está proyectada del Canal de Panamá alcanzarían a pasar algunos barcos de la actualidad, por eso sería importante la realización de este proyecto. Además, los productos pasarían de un lado al otro mucho más rápido por vía férrea", comentó Stalin.

El académico agregó que este proyecto traería mayores obras de infraestructura que si, por ejemplo, se construye una conexión férrea entre Buenaventura y Cartagena.

Por otra parte, Diana Andrea Gómez, internacionalista especialista en China y profesora del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia, dijo: "China está buscando facilidades para su comercio y esta es una oportunidad para el país, que no ha explotado su relación con el Pacífico".

Sin embargo, advirtió Gómez, "hay que evaluar muy bien la posición de Colombia de cara a sus proyectos futuros, y ante esto habría que revisar la parte ambiental de un proyecto como el que se discute".