Es una técnica de relajación oriental que busca a través de sensaciones exóticas transmitidas por los sentidos y la relajación, ,b>mantener el vigor y la longevidad en el ser humano.

Los conocedores de esta práctica, señalan que la terapia con bambúes concede muchos beneficios: reduce los procesos del deterioro físico del ser humano, al estimular la producción de anticuerpos y fortalecer los componentes vitales del cuerpo, como el de la sangre para mejorar la circulación, y su técnica de presión por rozamiento y deslizamiento favorece el drenaje y la regeneración de los tejidos, por ello también es utilizada para combatir la celulitis y remodelar la silueta.

En Colombia, una de las expertas en su uso, es la esteticista Luisa Aya, quien expresa que "utiliza tallos de diferentes diámetros y longitudes que permitan calibrar la presión de cada encrucijada vascular y de cada relieve del cuerpo, permitiendo dar armonía no solo físicamente al cuerpo sino interiormente al alma".

La terapia inicia con un baño en aceite de sésamo que elimina los bloqueos energéticos y enseguida se pasa a la bambuterapia con tallos que son desplazados de los pies a la cabeza, empezando por la espalda, como centro de las actividades neuromotoras. Posteriormente, se estimulan con movimientos circulares las zonas que rodean los ganglios linfáticos, que benefician el funcionamiento digestivo para tonificar y reafirmar el cuerpo.

El masaje continúa hacia la cabeza y la cara con tallos más delgados y pequeños que buscan relajar el sistema nervioso central y finalmente se llega a los pies, manos y piernas, con movimientos de rotación, que pretenden disminuir las líneas de expresión presentes en la piel, resultado de preocupaciones, gestos y muecas faciales de malestar interno. La terapia finaliza con la aplicación de toallas tibias, sobre el cuerpo durante diez minutos.

La efectividad de la terapia, según la esteticista Luisa, depende de los diámetros diversos que deben tener las cañas de bambú, su combinación con movimientos suaves y deslizamientos profundos, para que actúen sobre el sistema nervioso y una buena fricción y percusión, que buscan tonificar la piel, los tendones y articulaciones y oxigenar la sangre.

Los bambúes originarios de Asia, América, África y Oceanía, son plantas rústicas que pueden tener variedad de colores, desde el verde, dorado, borgoña, el azul y el negro y en las culturas orientales simbolizan el bienestar, la elasticidad, la sinceridad y la buena suerte.